La Comisión Internacional Dominicana por la Justicia y la Paz (CIDJP) celebró recientemente su reunión anual en la Casa per Ferie Enrico de Osso en Roma, del 12 al 17 de octubre. Compuesta por los frailes y hermanas promotores internacionales y regionales/continentales de J&P, representantes de las monjas, el laicado, la Juventud, y las delegaciones dominicanas en la ONU, la Comisión tuvo la bendición de tener una larga conversación con el nuevo Maestro de la Orden,  fray Gerard Timoner.

Sobre la base de las decisiones del reciente Capítulo general en Vietnam, afirmó la promoción de la justicia y la paz, no como un trabajo especializado, sino como el trabajo de todos los cristianos y, por lo tanto, de todos los dominicos/as. Destacó la importancia de promoverla también ad intra – dentro de la Orden, para restaurar nuestras relaciones como hermanos y hermanas, y para proclamarla con alegría. La falta de justicia y paz en nuestras comunidades obstruye la vocación. 

Los informes de los miembros de la Comisión revelaron muchos logros excelentes durante el año pasado, especialmente un fortalecimiento de la mayoría de las estructuras regionales y una creciente conciencia de J&P entre las monjas y especialmente entre los laicos y los jóvenes, quienes, para sus respectivos congresos en 2018 y 2020, han elegido Justicia y Paz como tema. También se informó una marcada participación mejorada en el Mes Dominicano por la Paz, centrado en la República Democrática del Congo en diciembre de 2018, y la reunión decidió que el enfoque para 2020 estará en Ucrania.

También se decidió poner mucha energía en el Mes por la Paz de este año centrado en India, para promover activamente la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas a nivel nacional, para aceptar una oferta para producir un libro anual de las acciones, reflexiones y declaraciones dominicanas sobre J&P, y para producir y desarrollar comunicaciones que hagan más visible el trabajo de la Comisión, incluida una presencia más activa en las redes sociales y un folleto anual sobre la Comisión.

Un punto destacado de la reunión fue una visita para participar en algunos eventos paralelos cerca del Vaticano centrados en el Sínodo de la Amazonía que resonó con un enfoque en la destrucción del medio ambiente y la urgencia de cuidar la Creación en la mayoría de nuestras regiones. Otro punto destacado fue una conversación sobre el Proceso de Salamanca con el Socio para la Vida Intelectual, fray Pablo Sicouly, que mostró la necesidad de mucha más claridad sobre el concepto si queremos emular los logros del fray Francisco de Vitoria y la Escuela de Salamanca en el ¡siglo XVI!

Además de la eficacia del trabajo, el encuentro se caracterizó por la alegría de estar juntos desde todos los rincones del mundo. Hubo una tristeza al despedirse de aquellos que definitivamente terminarán sus mandatos el año que viene (sr Irene Díaz, representando a las monjas, y sr Marcelline Koch de América del Norte), pero una alegría al dar la bienvenida por primera vez a fr. Ricardo Guardado de América Latina, sr. Marie Monnet de Europa, sr. Teresa Dagdag y fr. Victor Calvo de Asia-Pacífico, Monica Marco de la Juventud y sr. Dusty Farnan, el nuevo representante en las Naciones Unidas en Nueva York.

Esto hizo visible lo que fray Gerard nos pedía: asegurarnos de que, en medio de tanto sufrimiento e injusticia en nuestro mundo, ante el cual nos sentimos tan pequeños como un grano de mostaza, podamos experimentar la alegría en el camino, con la esperanza de que, a través de nuestros esfuerzos por la justicia y la paz, Dios pueda hacer crecer un gran árbol y cosechar muchos frutos.

Reunión anual de la Comisión Internacional Dominicana por la Justicia y La Paz

Deja un comentario

Cerrar menú