El Promotor para la Formación y Vida Intelectual es nombrado por el Maestro de la Orden, previa consulta a los miembros de CIDALC.

Durará en el cargo tres años con la posibilidad de un nombramiento por un nuevo periodo.

Son funciones del Promotor para la Formación y Vida Intelectual:

a) Promover la comunicación y colaboración acerca de la Formación Institucional y Permanente, en la región y con otras regiones de la Orden..

b) Promover, en relación con el Socio del Maestro para la Vida Intelectual, Regentes y Moderadores, el estudio, la investigación y el apostolado intelectual en las entidades de la región a través de cursos, encuentros, proyectos en común y otras actividades.

c) Promover la presencia de la Orden en las instituciones y ámbitos de vida académica, eclesial y cultural de América Latina y el Caribe.

d) Coordinar con las demás ramas de la Familia Dominicana la elaboración de planes de formación permanente y su ejecución.

e) Colaborar, en diálogo con CODALC y las Monjas, en la formación permanente de los formadores.

f) Favorecer, mediante los medios más adecuados, una reflexión teológica desde la realidad de nuestros pueblos.

Estatutos CIDALC num. 13

Cerrar menú