El Equipo de CIDALC, en cumplimiento de tareas dadas por los superiores mayores, organizó el encuentro de Síndicos de la zona, del 29 de octubre al 1 de noviembre, en Bogotá.

Se cumplieron los objetivos de ofrecer un marco teórico desde una lectura de la realidad económica de la región y de la iglesia, dar a conocer los aspectos técnicos e informaciones desde la sindicatura general de la Orden y fomentar la colaboración entre entidades al compartir las experiencias de quienes desempeñan el oficio de síndicos.

Participaron síndicos de provincias y conventos de la Provincia San Juan Bautista del Perú, Provincia de San Agustín de Argentina, Provincia San Luis Bertrán de Colombia, Provincia Santiago de México, Provincia Fray Bartolomé de Las Casas de Brasil, Provincia de Fray Vicente Ferrer en Centroamérica, Viceprovincia Santa Catalina de Siena del Ecuador, Viceprovincia de Bolivia, Vicariato Provincial Antón Montesino en Uruguay y Paraguay de la Provincia de Hispania y Vicariato Provincial de Venezuela de la Provincia Nuestra Señora del Rosario.

El 29 de octubre fray Diego Serna, Prior Provincial de la Provincia San Luis Bertrán de Colombia, dio la cordial bienvenida en el Convento Santo Domingo de Bogotá. Hizo una breve presentación del país y de la Provincia, y a la vez ofreció los servicios logísticos para que todo saliera bien.

La primera conferencia fue en el mismo convento, ofrecida por el Dr. Jorge Enrique Martínez, Decano de la Facultad de Economía de la Universidad Santo Tomás. El Dr. Martínez habló sobre la situación económica en la región, una mirada que ayudó a la comprensión de cómo funcionan los sistemas financieros en cada país, los recursos productivos, las fuentes de ingresos, las inversiones y análisis de estadísticas.

En la tarde el grupo se trasladó a la Casa de Retiros Villa Marianela, de los Misioneros Redentoristas, en Chinauta. Allí fue la celebración de la eucaristía preparada por los hermanos de la Zona Bolivariana.

La eucaristía del 30 de octubre fue animada por los hermanos de la Zona Mesoamericana. La jornada de trabajo de la primera parte de la mañana fue para la escucha de la presentación de la realidad de las entidades. Cada uno habló sobre el estado de los trabajos en materia económica en las provincias, viceprovincias, vicariatos provinciales y conventos. ¡Cuánto se aprende y se comprende al otro al escucharlo con atención!

Después del refrigerio, fray Luis Javier Rubio, Socio del Maestro de la Orden para América Latina y Presidente de CIDALC, hizo una presentación de los documentos del Papa Francisco, que tratan sobre “La gestión de los bienes eclesiásticos de los institutos de vida consagrada: al servicio de la humanidad y de la misión de la iglesia”.  Enfatizó mucho sobre la economía como parte de la acción misionera de la iglesia; que los bienes de los institutos de la vida consagrada y las sociedades de vida apostólica son “bienes eclesiásticos” para los fines de la iglesia, mirando al bien común; así mismo que estamos llamados a testimoniar la gratuidad, donde desde la economía pareciera que no hay lugar. Hay que vigilar para que los bienes sean administrados con cautela y transparencia, tutelados y preservados conjugando la dimensión carismática y espiritual con la dimensión económica y la eficiencia.

Luego tomó la palabra fray Jaime Monsalve, Síndico Provincial de la Provincia San Luis Bertrán de Colombia. Presentó los datos de las actividades económicas religiosas de la iglesia en Colombia. Con esta visión de la situación colombiana se enriqueció la información de los síndicos y, a la vez, generó un diálogo en torno a los diferentes modelos de economías en las comunidades religiosas. Porque en cada país hay leyes que cumplir y la administración de bienes de la iglesia en unos se rigen por concordatos y notas reversales. Estos datos motivaron a los asistentes a debatir casos concretos y a plantearse preguntas sobre las tareas que desempeñan.

En la jornada de la tarde comenzó la exposición fray Juan Luis Mediavilla, Síndico de la Orden. Él explicó qué es el Síndico de la Orden y cómo presta el servicio en comunión con todas las entidades. A la vez ofreció pautas para la buena administración e hizo recuerdo de los números de las Constituciones que hacen referencia a la legislación y el acato a determinaciones del capítulo general, del capítulo provincial, del capítulo conventual y reuniones de las casas.

La eucaristía del 31 de octubre fue animada por los hermanos del Cono Sur. Durante la jornada de trabajo continuó la exposición del Síndico de la Orden, quien hizo referencia a la planificación económica, una gran responsabilidad del capítulo provincial. Es importante hacerla porque es un acto de justicia que evita los desequilibrios en la calidad de vida de los integrantes de las comunidades.

Y en la tarde el Síndico de la Orden explicó el modelo de informe económico y el modo como se calculan los aportes de las entidades. En base al informe los participantes tuvieron el tiempo necesario para hacer preguntas y aportes en lo referente a los informes. Fue un diálogo de mucho interés para todos en cuanto que se despejaron dudas y se comprendieron situaciones concretas de las entidades.

La última jornada de la reunión fue un trabajo en grupos. Estos reflexionaron en base a dos preguntas: ¿qué pedidos y sugerencias hacen los síndicos a los superiores mayores? ¿Cómo apoyar la formación para la predicación en la región de modo que todas las entidades estén al mismo nivel de calidad, tanto en la región como en toda la Orden?

La eucaristía del primero de noviembre, celebración de Todos los Santos, fue animada por el Síndico de la Orden, el Presidente y el Secretario de CIDALC. Fue una acción de gracias a Dios por el trabajo realizado en el espíritu de la Orden, en vida común, oración, estudio y predicación. Durante todos los días hubo oración por cada país donde la Orden tiene presencia, en especial en América Latina y el Caribe, región que clama justicia, paz y nuevos modos de gobierno que sean temerosos de Dios y cuiden la vida humana y la biodiversidad de la creación. Y gracias a las entidades por el esfuerzo al enviar a los hermanos a la reunión que ellas mismas solicitaron. Gracias a la Provincia San Luis Bertrán de Colombia, anfitriona del encuentro.

El Servicio de los Síndicos en la Predicación de la Orden

Deja un comentario

Cerrar menú